Nos han enseñado a tomar préstamos. Y, a pesar del hecho que el interés hasta ahora son grandes y las condiciones no son siempre ideales, la capacidad de \”tener ya\” atrae a más personas y empresas representantes. Sin embargo, la formación de esta tendencia en industria bancaria se reúnen en pensar sobre tema personal. Por desgracia, tomar los \”préstamos\” empleados no funcionará. En la práctica, las empresas utilizan diferentes soluciones, de organización y aprendizaje corporativo asociaciones profesionales de invitar a los trabajadores desde el extranjero. El enfoque individual de los préstamos según el Departamento de recursos humanos para financiar al personal del centro de la unidad, ahora especialmente Rusia fuertemente exigido por los especialistas en acreditación.

La principal razón de la demanda es obvio, el desarrollo acelerado de prácticamente todos los segmentos del mercado interno (los préstamos al consumidor, préstamos para automóviles, hipotecas, pequeñas y medianas empresas, etc.). Primero, la necesidad de una entidad de crédito, un experto en crédito o inspector. Esta es la posición de partida, y, como regla general, los consumidores ordinarios comunicarsecon con él. Generalmente en invitar a la gente a este post de 30 años. Muchos bancos, por ejemplo, \”Russian standard\”, una de las direcciones de la política de personal de elegir trabajar con gente joven y personal en el nivel de entrada directamente en el Universidad. Esto es debido a que casi todas las instituciones de crédito moderno tiene sus propias prácticas crediticias. Es que los jóvenes son entrenados más fácilmente y rápidamente maestro el las habilidades necesarias. Según Julia Vinca, socio director de finanzas de la unidad, crédito expertos, además de los requisitos-conocimiento profesional de la cartera de créditos y los documentos que regulan la actividades (crédito back office) en la provisión de productos de crédito y numerosos requisitos son de carácter personal. \”Por supuesto, deben ser puntual y atento, así como comunicativo, dice Julia Vinca.